…Así me hice hijo de Cuervo Por Jaime Urbina Bravo

Publicado: 5 marzo, 2011 en Sin categoría

Colima

Uno
Se despide,
Insensiblemente
De pequeñas cosas
Lo mismo que un árbol
Que en tiempo de otoño
Se queda sin hojas
Al fin
La tristeza
Es la muerte lenta
De las simples cosas
Y esas cosas simples
Que quedan doliendo
En el corazón
Uno vuelve
Siempre
A los viejos sitios
Donde amó la vida
Y entonces comprende
Cómo están de ausentes
Las cosas queridas.
Fragmentos de la canción “las simples cosas”
Del compositor César Isella
En el año de 1982 terminamos nuestro bachillerato en CEDART Guadalajara, y esperábamos el momento de iniciar la última parte de nuestra preparación llamada; extensión pedagógica.
Llegó el mes de septiembre y no había señales de comienzo, nos habló la directora María Fernanda Matos Moctezuma a su oficina para informarnos que por la cantidad de alumnos iba a ser imposible el curso; de este estado éramos cinco y una chava de Chihuahua y otro de Monterrey. -la única opción es que se vayan a Morelia o Colima en Morelia no conozco a nadie pero en Colima una persona los puede recibir en su casa, permítanme voy a llamarlo a ver si está dispuesto a recibirlos.
Y de esta forma se comunicó Fernanda Matos al CEDART Colima; habló durante unos quince minutos y no dio el nombre y la dirección de esa persona: Miguel Ángel Cuervo, calle: Aquiles Serdán (creo que era el 148) entre Miguel Galindo y Balbino Dávalos.
Partimos solamente tres primeramente Gema, Marcela y yo; el que escribe… después de varias horas de camino (en ese tiempo no había aun autopista) llegamos a la central que estaba cerca de la Catedral, abordamos un taxi y nos dirigimos hacia Aquiles Serdán, nos recibió una persona de lentes oscuros, barba y una voz fuerte y segura. –pásenle los estábamos esperando pasen, aquí es el cuarto de la muchachas una puerta de madera a la de la derecha por un pasillo dimos unos pasos un arco frente a nosotros el patio hacia la derecha otro pasillo con unos sillones de mimbre y una mesa aquí es el cuarto de los muchachos
Dejamos las cosas y continuamos recorriendo y conociendo la casa cruzamos el patio donde estaba un montículo de tejas y una gran nasa para pesca, a la derecha una ventana con una enorme reja y detrás otra de madera al frente un pequeño salón con una mesa circular y a la derecha la entrada a la habitación de la reja frente a ella un pasillo enorme con una mesa rectangular de igual dimensión con una gran cantidad de sillas a su alrededor de este espacio al fondo dos puertas la izquierda el baño la derecha una pequeña puerta que conduce a un gran patio interior lleno de árboles .
Traspasando la mesa circular se encuentra una cocina enorme. Ahí nos sentamos a platicar con el calor de Colima nos presentamos nos dijo : -A mi habitación nadie entra, cada quien lava su ropa o se la manda lavar porque hubo una canadiense que me la quería lavar y eso no lo permito, recuerden discipline, efficiency, moralite es el lema de la casa.
Nos presentó a los demás habitantes conforme fueron llegando; Marta Facio, Lety Vallejo y Moy … durante la cena comentó –hay que registrar en la aduana su llegada de lo contrario pueden deportarlos y como vienen a estudiar aquí con mayor razón.
Nos quedamos asombrados ¿si no hemos salido del país? ¿Por qué aduanas? ¡¡¡… Descubrimos su carácter bromista y juguetón pero todo lo decía con una seriedad que lo hacía creíble.
Así nos convertimos en hijos de Cuervo salíamos a la escuela todos por la mañana y regresábamos a la hora de la comida cada quien tenía un día para preparar la comida excepto René que hacia el agua fresca y compraba las tortillas, después de la comida era una tarde de horas de charla interminables con Miguel, ahí aprendimos y conocimos cosas maravillosas que nos platicaba , después conocimos otra de sus facetas; las fiestas y todos los invitados que llegaban, porque la casa era un lugar de reunión constante de alumnos , ex alumnos, conocidos de diferentes lugares. Había uno que decía venir de la vecina república de Comala, durante estas fiestas sacaba sus vasos de vidrio o los envases y se acercaba a la pared de los sacrificios y era romperlos estrellándolos contra ella, alguien alguna vez se acercó a pedirle que le obsequiará algunos en pleno clímax sacrificial y le contesto: – ¿quieres romper verdad? ¡ pues compra los tuyos estos yo los compré para mí!
Fueron días de conocernos, tratarnos… El maestro o Cuervo como le decíamos, era querido, se dejaba querer y nos quería… formábamos una gran familia él era el gran patriarca; el sumo sacerdote de esta comunidad con su música. El baile, las fantásticas historias, el café vespertino y las discusiones sobre arte, filosofía y su periódico favorito; El Heraldo.
En ocasiones salía a México o Guadalajara y al salir nos decía –no le abran a nadie se cuidan
Cuando llegaba Ricardo Palacios (que ahora le está haciendo compañía a Cuervo) era otra variedad; se ponían a representar algo de zarzuela cantada y actuada, al final de la noche la petición de Palacios era: – La Dolorosa, Maestro pon la dolorosa
Fueron días de aprender mucho; de diferentes maneras y formas, hasta que nos separamos por cuestiones que no vale la pena contar… lo que si nos provocó un gran pesar e hicimos una enorme fiesta, para despedir la casa; dejándola con los más obscuros maleficios cuervianos para que nunca nadie más la habitara, algunos de nosotros Marta y los jalisquillos nos fuimos a un departamento de oficina en De la vega 97 -2. En cuanto a Moy y Lety, desconozco que rumbo tomaron. Miguel fue a hacer su sueño realidad: el Café Galería en el edificio Cazares; durante el cambio alguien le sugirió comprarse otro estéreo y después se lamentaba el haberse deshecho de su Selefunden; así llamaba al Telefunken que era mejor que el que había comprado recientemente, cada noche acudíamos para platicar, cenar y charlar; salíamos al cine, a las exposiciones, a la Casa de la Cultura, e incluso fuimos a la playa y al rio de Piscila donde tenía un terreno y donde soñaba con construir un lugar tipo James Edwards .
Jamás nos pidió un centavo para la renta, fuimos nosotros quienes nos organizábamos para pagarla, lo mismo con la luz, la compra de gas etc. así pasamos un año escolar… tres compañeras se fueron a México D.F yo continúe un tiempo con él, en el Café Galería; hasta que regresé a Guadalajara… nos recordábamos y nos encontrábamos de nuevo aquí con Marcela, Rene y Gema para perpetuar los viejos tiempos , e incluso llegó después a visitar la casa de Poncitlan varias veces; donde convivió con mis hijas y mi compañera , siempre pedía de desayuno sus chilaquiles con mucho chile y un café caliente que hasta le daba hipo, sudaba, tosía; pero seguía comiendo encantado de estar aquí…
Lo que aprendí de él; ha sido parte medular de mi vida y como educador… fue un tiempo inolvidable que se fortalece en los recuerdos y a veces tengo la esperanza de encontrarlo de nuevo a la vuelta de un pasillo, en el lugar más inesperado que hubiera imaginado encontrarlo y donde lo vi por última vez; uno de los SAMS de Guadalajara.

Cuervo; lo que aprendí de ti no lo olvido.

Copyright © Derecho de Autor

Anuncios
comentarios
  1. miserenia breyer dijo…
    Gracias Jaime; por compartir este bello poema-texto con todos los que amamos a Miguel Ángel…

    Un gran abrazo fraterno
    22 de septiembre de 2010 21:55
    Daniel dijo…
    Hermoso poema!!!
    Que en realidad lo conocía
    Sólo en forma de canto.

    Te envío mi abrazo.
    Dani..
    26 de septiembre de 2010 17:27
    miserenia breyer dijo…
    Así es Dani son algunos fragmentos de la canción “Las simples cosas” de Cesar Isella, (ya le dí el crédito)

    Mil gracias Dani; siempre es muy grato recibirte en mi región, te envío un beso…
    26 de septiembre de 2010 18:58
    Mistral dijo…
    Gracias por compartir

    Tu gusto por el arte es exquisito.

    Un verdadero placer
    1 de octubre de 2010 08:43
    Triquiñuelas dijo…
    Pues no tengo el gusto de conocerte Jaime o quizá de vista sí, no lo sé, pero es maravilloso leer este texto, volver a recordar aquellos tiempos, aquellos días. Me fue muy grata la lectura y pues, enhorabuena y qué grandes días aquellos.
    5 de octubre de 2010 07:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s